Las Películas de la Semana: "Siete Mesas de Billar Francés", "Sólo Quiero Caminar" y "Rebobine, Por Favor"

Buenas tardes amigos,

Hoy me apetece hablaros de una de mis aficiones preferidas: el Cine. Y para ello os voy a comentar las últimas películas que he visto esta semana, ya sea en casa o en salas de cine. No soy crítico de cine, ni es mi pretensión. Simplemente trataré de compartir con vosotros algunas de las películas que han conseguido decirme algo últimamente - ya sea positiva o negativamente - y de ayudaros a la hora de que disfrutéis de uno de los mayores y más relajantes placeres que existen: ver buen Cine.

Esta semana es el 38 Festival de Cine de Alcalá de Henares, una de las mejores ofertas para disfrutar del cine, particularmente el nacional y europeo, y a un precio económico - que nunca está de más en estos tiempos que corren. Se trata de una buena posibilidad para conocer más profundamente el cine español (tantas veces denostado con más o menos acierto) en un marco incomparable, como es el centro histórico de la ciudad cervantina, y de disfrutar de otras artes a través de exposiciones, conciertos, conferencias... Dentro del apartado cinematográfico, además de las secciones oficiales dedicadas a cortometrajes y a nuevos realizadores, el festival también ofrece una sección paralela dedicada a películas nacionales de más o menos reciente estreno, llamada "La interpretación de los sueños".

Dentro de esta sección, esta semana he podido disfrutar, y nunca mejor dicho, de la película "Siete mesas de billar francés", de la directora Gracia Querejeta (Héctor, Cuando vuelvas a mi lado, El último viaje de Robert Rylands). Se trata de una película que, sin ser perfecta, está muy por encima de la media nacional, con un guión original muy logrado (de hecho se llevó el Premio al mejor guión en el Festival de San Sebastián) y que se mira con simpatía. A partir de un comienzo crudo para la protagonista, Ángela -Maribel Verdú (Amantes, Belle epoque, La buena estrella, Los girasoles ciegos, Y tu mamá también, El laberinto del fauno), la pelicula narra cómo ésta se decide a trasladarse a Madrid y recuperar el negocio de su padre, con la ayuda de la compañera de éste, Charo -Blanca Portillo (7 vidas, Alatriste, Volver): unos billares. Impresionante el trabajo de ambas actrices, cuyo enfrentamiento es la base de la totalidad del guión (de hecho este trabajo se ha visto recompensado con el Goya a la mejor actriz 2008 para Maribel Verdú, que además como los buenos vinos gana con los años y está guapísimas últimamente, y el Premio a la mejor actriz del Festival de San Sebastián para Blanca Portillo). Igualmente, es destacable el trabajo de algunos secundarios, como Amparo Baró (sí, la de 7 vidas o El internado), Raúl Arévalo (ojo con este joven actor que ya ha destacado en El camino de los ingleses, Los girasoles ciegos u 8 citas) o José Luis García Pérez (Los aires díficiles, 8 citas, Va a ser que nadie es perfecto). Finalmente, aunque se trate de una película dramática, la guionista consigue repartir varios toques de humor que hacen mucho más llevadera la película. Película muy recomendable (8 sobre 10).

"Siete mesas de billar francés":
LO MEJOR: La escena del restaurante chino.
LO PEOR: La poca repercusión de este tipo de películas en nuestro país.
UN ACTOR/ACTRIZ: Maribel Verdú y Blanca Portillo, tanto monta, monta tanto.
UNA FRASE: "¿Tú sabes para qué sirve un viejo?" (Amparo Baró)
UN LUGAR: El Puente de Rande en la Ría de Vigo
UNA CANCIÓN: Mira, de Elbicho

En segundo lugar, me gustaría hablaros de otra coproducción española-méxicana (como iréis comprobando es uno de mis vicios confesables, el cine nacional e hispano-parlante, en general). Se trata de "Sólo quiero caminar" de Agustín Díaz Yanes (Alatriste, Sin noticias de Dios). Aunque no se trate de una secuela como tal, el director recupera 15 años después a Gloria Duque -Victoria Abril (Amantes, Atame, El 7º día, Incautos)-, la protagonista de "Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto" (debut del director y Goya a la mejor película). A su alrededor, un grupo de ladronas, con poca suerte en la vida pero con ganas de comérsela, interpretadas, con bastante acierto en general, por Ariadna Gil (Belle epoque, El laberinto del fauno, El embrujo de Shangai, Soldados de salamina), Pilar López de Ayala (Juana la loca, Bienvenido a casa, Las 13 rosas, Obaba) y Elena Anaya (Lucía y el sexo, Alatriste, Frágiles, Miguel y William). Esta cuadrilla de féminas de acción tratan de robar a unos mafiosos méxicanos, entre los que destaca sobre todos el papel de Diego Luna (Dirty dancing 2, Nicotina, Soldados de salamina), jóven méxicano que ya me había impresionado en su debut como actor "Y tu mamá también" y como director en el documental "Julio César Chávez: El último héroe méxicano". En general, película recomendable (7 sobre 10).

"Sólo quiero caminar":
LO MEJOR: Los dialogos y connotaciones méxicanas.
LO PEOR: Cierta inverosimilitud de las escenas de acción.
UN ACTOR/ACTRIZ: Diego Luna.
UNA FRASE: "Quiero que te cases conmigo" - "No te conozco" - "Mira, me acabas de mamar la verga y eso nos da cierta confianza, ¿no?" (Dialogo entre Elena Anaya y José María Yazpik)
UN LUGAR: Las playas de Caños de Meca.
UNA CANCIÓN: Cualquiera de las de Javier Limón de la B.S.O.

Finalmente, cambiando de género y para que todos puedan sentirse representados, no me gustaría cerrar esta entrada de las últimas películas que he visto sin hablaros brevemente de "Rebóbine, por favor" de Michel Gondry (Olvidate de mí, La ciencia del sueño), director ampliamente conocido por su carrera como director de videos musicales (Björk, Massive attack) y que en sus contadas incursiones en la pantalla grande siempre ha conseguido sorprenderme, tanto por la originalidad de sus guiones, como por la novedosa puesta en escena de sus películas. En esta comedia, el director se inventa una situación rocambolesca - las películas de un videoclub de una barriada neoyorkina se borran súbitamente - para, a partir de ella, desplegar un alegato sobre el cine y el jazz (homenaje a Fats Waller). El dependiente de la tienda -Mos Def- y su mejor amigo -Jack Black (Alta fidelidad, Escuela de rock, King Kong, Holiday)- responden a este imprevisto grabando sus propias versiones de las cintas, a lo "Ed Wood" y consiguiendo un éxito sorprendente. También merecen la pena algunos secundarios como Danny Glover o Mia Farrow (Supergirl, Hannah y sus hermanas, Historias de Nueva York, Delitos y faltas), ex de Woody Allen, o el cameo de Sigourney Weaver. Película divertida y amena para amantes de Michel Gondry (o se admira o se odia, lo reconozco) (5 sobre 10).

"Rebóbine, por favor":
LO MEJOR: La crítica velada al sistema de la industria cinematográfica.
LO PEOR: Algunas sobreactuaciones (por otra parte, esperables) de Jack Black.
UN ACTOR/ACTRIZ: Jack Black (a pesar de parte de su historial).
UNA FRASE: En este caso término, el de película "suecada" para referirse a las versiones que realizan los protagonistas sobre clásicos del cine.
UN LUGAR: Ese videoclub de barrio (en el que todos hemos estado alguna vez y que empiezan a escasear).
UNA CANCIÓN: Cualquiera de Fats Waller (jazz del bueno).

Pues esto es todo por esta semana. Y como estamos hablando de cine, no me resisto a despedir mi primer comentario cinematográfico sin la frase "Espero que esto sea el comienzo de una gran amistad", de la inolvidable Casablanca. Espero que os haya interesado este post y que os haya sido de alguna manera de utilidad. Nos vemos pronto.

Un abrazo

No hay comentarios: