Las Películas de la Semana: "Enloquecidas", "La Luna en Botella" y "La Boda de Mi Novia"

Buenas tardes amigos,

Hoy os voy a hablar de las últimas películas que he visto, aunque no sea especificamente en la última semana, ya que entre la vuelta al trabajo después de las fiestas, los exámenes próximos y demás, el tiempo para el ocio escasea últimamente.

Para empezar dos películas españolas. La primera "Enloquecidas" de Juan Luis Iborra (el director de "Km. 0" y el guionista de muchas de las películas de Manuel Gómez Pereira, como Boca a boca o Todos los hombres sois iguales). Esta comedia narra las peripecias de Blanca - Silvia Abascal (El tiempo de la felicidad, La dama boba, A mi madre le gustan las mujeres)- al buscar al hombre de su vida que desaparece como por arte de magia justo después de conocerle. Para ello cuenta con la ayuda de su tía, interpretada por la siempre fiable Veronica Forqué (que ya había hecho pareja con Silvia Abascal en El tiempo de la felicidad y La dama boba, entre otras) y de una vieja actriz de teatro (Concha Velasco). Aunque la película tiene apuntes de humor e intriga de algunas de las películas de Woody Allen, y momentos realmente divertidos, el resultado final es una película simplemente pasable (5 sobre 10).

"Enloquecidas":
LO MEJOR: El duelo generacional entre la jóven Silvia Abascal y las "no tan jóvenes" Verónica Forqué y Concha Velasco.
LO PEOR: La falta de continuidad en el hilo argumental.
UN ACTOR/ACTRIZ: Verónica Forqué.
UNA FRASE: "¿Dónde está el baño? Es lo que tiene la verdad, que descompone"
UN LUGAR: Las calles de Lavapiés (Madrid).
UNA CANCIÓN: La cabecera de inicio, puro jazz de José Reinoso.

La segunda película española de la semana, esta mucho más interesante, es "La Luna en Botella", el debut en el largo de Grojo. Como ocurría en el caso del francés Michel Gondry (Rebobine, por favor), este joven director madrileño está curtido en el mundo de la publicidad por lo que el aspecto visual de la película está muy cuidado. Se trata de un cuento coral centrado en un joven escritor que hace de "negro" para una editorial - Eduard Soto (el polifacético Neng o Mortadelo)- y cuya inspiración se encuentra en la variopinta y estrafalaria clientela de un pequeño café, donde conoce a la camarera, interpretada por la emergente Barbara Goenaga (El regalo de Silvia, Los cronocrímenes, Oviedo express). Película claramente inspirada en el Cine de Emir Kusturica o Jean Pierre Jeunet, sobre todo en películas como Delicatessen o Amélie. Aunque a nivel visual la película está muy lograda, y la actriz principal así como algunos secundarios sostienen el nivel interpretativo de la cinta, la línea argumental carece de un hilo sólido y se desinfla enseguida. Es una pena porque la forma narrativa es muy original e interesante (6 sobre 10).

"La luna en botella":
LO MEJOR: Los momentos corales en el Café Rossignol al más puro estilo de las películas de Emir Kusturica, sobre todo cuando aparece la banda de música.
LO PEOR: Algunas de las historias de los personajes del Café se presentan, pero luego no se desarrollan. Lo mismo ocurre con la trama de la escultura del huevo, sin sitio real en la historia.
UN ACTOR/ACTRIZ: Dominique Pinon, actor fetiche de Jeunet.
UNA FRASE: "En la editorial están encantados porque yo soy barato como el aire, rápido como las malas noticias y silencioso como un Buda... vamos, un gilipollas".
UN LUGAR: El Café Rossignol.
UNA CANCIÓN: Cualquiera de la B.S.O. de René Dupéré, el autor de la música del Cirque du Soleil

Y para finalizar un cambio total de género. La última película de la que os quiero hablar hoy es "La boda de mi novia" de Paul Weiland (Por amor a Rosana). Comenzaré diciendo que es la típica película para ver tumbado con tu pareja en la sobremesa del fin de semana, que nadie se lleve a engaños luego. Película perteneciente al cada vez más nutrido subgénero de las comedias románticas sobre preparativos de boda. Los protagonistas, uno de los actores de moda - Patrick Dempsey (Anatomia de Grey)- y la cautivadora Michelle Monaghan (Adiós pequeña adiós, Infiel) tienen madera para este tipo de películas, estando por encima del guión. Éste es una sucesión de ideas con no mucha gracia y elementos perfectamente prescindibles, mientras que otros que podían dar bastante más no se explotan en profundidad. El mayor problema de este tipo de películas para que realmente sean buenas es el "tempo" y en esta no se consigue dar con él, por lo que, como he dicho antes, la película se queda en "película de domingo tarde" a pesar de los actores. De lo más destacable la selección musical, cuidada y variada como suele ser habitual en este tipo de películas americanas (5 sobre 10).
"La boda de mi novia":
LO MEJOR: La química interpretativa entre ambos protagonistas.
LO PEOR: Algunos gags faltos de gracia, como las referencias continuas al affair entre Bill Clinton y Monica Lewinsky.
UN ACTOR/ACTRIZ: Michelle Monaghan
UNA FRASE:
UN LUGAR: El exotismo de las Highlands (Escocia).
UNA CANCIÓN: Henrietta de The Fratellis.
Esto es todo por esta semana. Siento que el nivel de calidad de las películas no sea tan alto como en semanas anteriores, pero no sólo de Cine de calidad vive el cinéfilo... ¿no? Además, siempre se puede encontrar algún detalle para que estas películas sean dignas de ver. Unas veces es la interpretación de algún actor, como ocurre en Enloquecidas, otras es la calidad visual, como en La luna en botella, y en ocasiones es simplemente pasar un rato entretenido enfrente de la pantalla, como en La boda de mi novia.
Un abrazo

No hay comentarios: