EN VIVO: Fin de Semana con Sara Baras y Soziedad Alkoholika

Buenos días amigos,

No, el título de este post no es un chiste fácil, ni una broma de mal gusto, ni siquiera un juego de palabras de díficil comprensión. Simplemente describe lo que ha sido mi último fin de semana, con el que quiero comenzar un nuevo tipo de comentarios en el blog sobre conciertos y espectáculos a los que acudo habitualmente para disfrutar en vivo de la música, de todos los tipos y colores, como puede comprobarse con esta primera entrada. Efectivamente, y aunque parezca incompatible (llamenme raro, ecléctico, alternativo... lo dejo a su gusto), el viernes estuve disfrutando del buen flamenco con el último espectáculo de Sara Baras, mientras que el sábado cambié totalmente de registro y acudí a ver al grupo de rock gazteiztarra Soziedad Alkohólika, ambos en Madrid. Y lo mejor es que ambos merecieron mucho la pena y estuvieron realmente bien.


Empecemos cronológicamente. Como decía, el viernes estuve viendo el último espectáculo de Sara Baras, "Carmen" en el Teatro Lope de Vega de la Gran Vía madrileña. Vaya por delante que no me considero un ententido, ni siquiera un entusiasta, del flamenco, pero tengo que decir que me quedé realmente impresionado y gratamente complacido con el montaje de esta increíble artista. Se trata de una adaptación libre del "mito" (que nadie espere ver la Carmen descrita por Mérimée o Bizet), basada básicamente en el baile (el hilo argumental y la base dramatúrgica no quedan demasiado claros...), pero ¡qué baile, la verdad!, a través de un recorrido por los distintos "palos" del flamenco. Sara Baras está elegante, soberbia y poderosa durante toda la función, llenando por sí sola todo el escenario, tanto con su electrizante zapateado como con su hipnótico movimiento de manos y brazos. Además, el resto del cuerpo del baile no desmerece para nada, destacando la labor de un sobrio Luis Ortega (en el papel de Don José) y de un pasional José Serrano (el torero). En cuanto a la música, llevada a cabo por un cuadro flamenco en vivo, huye de la partitura original y se basa casi en su totalidad en la banda sonora creada para la película de Carlos Saura por Paco de Lucía. Por lo demás, destacar el acierto en el colorido del vestuario (basado únicamente en 3 colores: blanco, negro y rojo) y parte de la puesta en escena (al principio) jugando con las luces y las sombras a través de un mural con puertas que se abrían y cerraban al ritmo de la música. Lo peor... aguantar casi dos horas en la primera fila del anfiteatro con las rodillas enclaustradas contra el balconcillo.


Y como el que no quiere la cosa, cambié las americanas y abrigos de "marca" por las sudaderas ska y los ponchos, las copas de vino por el kalimotxo y la cerveza, los puros por el "tabaco de liar", y los moldeados por las rastas y los pelos de punta, y el sábado me fui a disfrutar de la presentación en la capital del último trabajo de los S.A. (Soziedad Alkohólika), "Mala Sangre" en el CSOA La Traba en el madrileño barrio de la Arganzuela. Lo primero que me gustaría decir es que es una verdadera pena que no se pueda disfrutar de este grupo (y otros más como Su Ta Gar, Lendakaris Muertos, Fermin Muguruza o Banda Basotti) en Madrid en salas adecuadas para la música en vivo y con un aforo acorde a la masa de gente que mueve un grupo como S.A. No quiero entrar en batallas de índole político en este momento porque además creo que donde esté una sentencia judicial en firme a favor del propio grupo debería quitarse cualquier otra consideración de ciertos grupos de presión. Dejando a parte la cuestión política, el concierto sirvió para demostrar nuevamente que se trata de uno de los grupos del Rock duro nacional con mejor y más larga trayectoria en las últimas dos décadas (como demuestra el cartel de "no hay billetes" que llevaba puesto desde hacía dos semanas...) y que, pese a todos los problemas paralelos que han tenido en los últimos años, no han abandonado para nada su fuerza, intensidad y rabia encima del escenario. Como dicen las canciones de su último disco (que ya situé como uno de los destacados en mi repaso a lo mejor del año 2008), dicha fuerza está "Intacta" y siguen su "Propia dirección" a pesar de la "Política del miedo" llevado a cabo en su contra. Por lo demás, no dejaron de sonar canciones que se han convertido en himnos ya, como "Nos vimos en Berlín", "Cuando nada vale nada", "Ratas" o "Palomas y buitres", y la gente allí reunida bailó y pogueó como siempre, desde las primeras filas hasta las últimas (donde nos encontrabamos nosotros). Lo peor... el sonido (lógico por otra parte, ya que la "sala" no está adecuada para la acústica precisamente...) y la corta duración del espectáculo, apenas 1 hora y cuarto.


Un saludo y hasta el próximo concierto...

No hay comentarios: