SOPA DE LETRAS: Enrique Urquijo

Hola amigos,

Os prometí hace unos días, con motivo del primer aniversario de este blog, algunas novedades en los contenidos de la página a partir de este mes. La verdad es que llevaba bastantes meses con algunas ideas detrás de la oreja pero entre la falta de tiempo para llevarlas a cabo o la falta de medios lo he ido dejando pasar. Aquí va la primera entrega de una nueva sección sobre letras de canciones (con lo que conseguimos unir dos de los temas centrales de este blog, la música y la literatura) que trataremos de amenizar con los videos de las canciones cuya letra os traiga (así metemos también algo relacionado con el cine...). Como siempre, la idea es que vosotros participeis en la misma medida que yo, así que cualquier letras que os parezca interesante, bien por su contenido, bien por su autor, no dudéis en escribirmela, ya sea directamente en los comentarios de las entradas sobre letras, ya sea a través de correo.

La primera tarea díficil del día ha sido elegir qué canción o artista era el encargado de romper el fuego en esta sección de "Sopa de Letras". Después de darle muchas vueltas al tarro, las noticias de esta semana me han dado la respuesta perfecta. Se han cumplido diez años de la muerte de uno de los artistas más importantes (tanto por su calidad como por su influencia, incluso por ese aire de artista atormentado que siempre acompaña a los grandes genios) que ha dado la música española: Enrique Urquijo. Junto a su hermano, Alvaro, creó uno de los grupos más importantes de la conocida como "movida madrileña" y del pop de los 80s en España: Los Secretos. Sin embargo, las drogas y las depresiones le llevaron un día de noviembre de 1999 a morir en un portal del barrio de Malasaña en Madrid. Sin embargo, ahí nos queda su legado en forma de alguna de las canciones, y sobre todo letras, más importantes de la música española contemporánea.

Una vez elegido el nombre de Enrique, la segunda tarea díficil del día ha sido escoger una canción entre el montón de "temazos" que compuso en sus casi veinte años de carrera. Canciones de los Secretos como "Déjame", "La calle del olvido", "Adiós tristeza", "Cambio de planes", "Sobre un vidrio mojado", "Quiero beber hasta perder el control", "Ojos de gata", "Y no amanece", "Buena chica", "Agárrate a mí, Maria"... llevan casi todas la firma de Enrique. Y, por si esto fuera poco, también tiene un buen puñado de canciones en solitario de una factura bellísima. Dejando a un lado algunas de mis canciones favoritas como "Hoy la vi" o "Pero a tu lado", va a ser una de las canciones en solitario con la que finamente me quede: "Aunque tú no lo sepas".

Se trata de una bellísima canción de amor (o desamor) que resume perfectamente casi todas las características de la música de Enrique Urquijo: la tristeza, la desesperanza, la melancolía... y, además, con una versión de uno de mis cantantes favoritos del momento: Quique González. Ahí os dejo la letra y el video, espero que os guste y emocione al menos una décima parte de lo que me lo ha hecho a mí mientras escribia esta entrada. Gracias, Enrique.

Enrique Urquijo: "Aunque tú no lo sepas"
"Aunque tú no lo sepas
me he inventado tu nombre
me drogué con promesas
y he dormido en los coches
aunque tú no lo entiendas
nunca escribo el remite en el sobre
por no dejar mis huellas.
Aunque tú no lo sepas
me he acostado a tu espalda
y mi cama se queja fría
cuando te marchas
he blindado mi puerta
y al llegar la mañana
no me dí ni cuenta
de que ya nunca estabas.
Aunque tú no lo sepas
nos decíamos tanto
con las manos tan llenas
cada día más flacos
inventamos mareas
tripulábamos barcos
y encendía con besos
el mar de tus labios"


No hay comentarios: