Los Discos del Verano: Glasvegas, Garaje Jack, Pete Yorn & Scarlett Johansson y Placebo

Hola amigos,

Llevaba ya tiempo sin escribir sobre música y ya había ganas. Sobre la mesa un montón de discos nuevos, algunos de ellos muy esperados, otros gratas sorpresas de los últimos meses. Así que intentaré comentar algunos en esta entrada y dejaré otra parte para la siguiente. En esta ocasión tenemos lo nuevo de uno de los grandes del pop británico, otros de las islas que vienen empujando fuerte, la confirmación de que las estrellas de cine de vez en cuando también saben cantar (sólo a veces...) y un grupo de rock nacional de los olvidados por el mainstream y los canales comerciales. Así que empezemos a dar vueltas al vínilo...

"Battle for the Sun" es el sexto álbum de Placebo. Una de las mejores bandas de finales de los 90s y comienzos de siglo, desde que se colocaran en la cima con sus dos primeros discos. Desde entonces, no han conseguido sacar ningún disco igual. En todos ellos dejan píldoras de lo que pueden llegar a hacer y un par de canciones que entran en cualquiera de las listas del año, pero no consiguen redondear sus discos. Esto mismo ocurre con este último disco. Tiene varias canciones ("For what it's worth" o "Battle for the sun") muy pegadizas, el disco en conjunto tiene una producción muy elaborada, hay alguna sorpresa que otra (como los coros en castellano de "Ashtray heart") pero en definitiva se vuelven a quedar lejos de sus primeras grabaciones. Lo mejor, el giro hacia los sonidos metaleros (seguramente proveniente de su nuevo productor, David Bottrill, que ha trabajado con grupos como Tool o Muse) y el optimismo (nada habitual!) de las letras de este disco (6 sobre 10).

Placebo: "Battle for the sun"
Serían buenos teloneros de... U2 (de hecho, yo los conocí así en Madrid hace muchos años...)
Harían un buen duo con... Muse
Me perdería escuchándolos por... Hasta ahora no era muy bueno perderse escuchando a Placebo, por eso del pesimismo de sus letras... ahora tendré que pensarmelo de nuevo...
Un buen bar para disfrutarlos... El Refugio en Vitoria-Gasteiz
Serían BSO de... las películas de Michael Winterbottom
Un festival donde verlos... BBK Live
Una canción recomendable... "Julien" (por eso del sonido metalero...)

De unos consagrados a uno de los grupos del momento: Glasvegas. Estos escoceses son una de las sensaciones (hype) de los últimos años en el panorama indie internacional (veremos si duran o no...), después de un EP que consiguió varios premios, lanzaron el disco homónimo "Glasvegas". En él se observan temáticas oscuras y sociales (como no, viniendo del laborista y oscuro Glasgow), melodías desgarradoras, apasionantes y con muchísimos arreglos de cuerdas y teclados, y una voz (en muchos momentos casi en off) épica y melodramática de su cantante, James Allan. El disco es un disco con mayúsculas, redondo. alejado de los subproductos habituales de las bandas británicas que la NME sube al estrellato. Canciones que suenan como himnos y son capaces de hincharte el ánimo ("Daddy's gone", "Geraldine", "It's my own cheating heart"...) y un directo muy completo (así es como yo les conocí en el FIB 2009...) hacen de ellos una de las revelaciones del 2008 y uno de los grupos para apuntar en la agenda de cara a los próximos años. Esperando fervientemente su nuevo disco para finales de este año... (8.5 sobre 10)

Glasvegas: "Glasvegas"
Serían buenos teloneros de... The Clash
Harían un buen duo con... Interpol
Me perdería escuchándolos por... el Parque Tierno Galván... sentado frente a las vías del tren
Un buen bar para disfrutarlos... Free Club en Alcalá de Henares
Serían BSO de... One Tree Hill (para gustos colores, pero una de las mejores BSO de series juveniles...)
Un festival donde verlos... Summecase
Una canción recomendable... "Geraldine"

De dos ejemplos de música indie británica a uno de los discos que más me han emocionado en las últimas semanas. Música relajante y de calidad. Se trata del segundo intento de Scarlett Johansson (sí, la misma) de entrar en el mundo de la música. Esta vez sin versiones, pero acompañada del siempre fiable Pete Yorn. Nunca sabremos si el buen resultado final se debe a la profesionalidad de Pete o a que Scarlett vale también para la música, pero la verdad es que el disco "Break Up" es de esos que se saborea con cada nueva escucha. Al estilo de las colaboraciones de los 70s entre músicos y actrices (Gainsbourg & Bardot), aunque sin llegar, este trabajo muestra a Scarlett con una voz cálida y sensible (y al no llevar ella las riendas todo el rato no se notan tanto sus posibles fallos vocales) y unas letras (Pete) basadas en el desamor, junto a acordes ágiles y melódicos y lo-fi que nos acercan a clásicos de la música crooner como Waits o Dylan o a artistas más actuales como Damien Rice o She & Him. Música ideal para relajarte leyendo o cuando tienes un bajón sentimental. No será el mejor disco del año, tendrá críticas y palos por todos los lados, pero a mí me gusta, y mucho (7 sobre 10)

Pete Yorn & Scarlett Johansson: "Break up"
Serían buenos teloneros de... Tom Waits (por eso de las versiones del primer disco de la Johansson)
Harían un buen duo con... Charlotte Gainsbourg
Me perdería escuchándolos por... en la habitación con un buen libro entre las manos
Un buen bar para disfrutarlos... El Jardín Secreto, cerca del Conde Duque (Madrid)
Serían BSO de... las típicas comedias románticas americanas
Un festival donde verlos... mejor en un café pequeño
Una canción recomendable... "Relator"

Para terminar con este repaso a algunos de los discos interesantes de los últimos meses, me gustaría hablar de uno de esos grupos olvidados en el panorama nacional (como en su día hablé de Sex Museum). Se trata de los madrileños Garaje Jack y su segundo y último trabajo "Traje Nuevo". Se trata de rock'n'roll en estado puro: canciones sencillas, con estribillos pegadizos y ritmos fuertes y directos. Al contrario de lo que podría ocurrir en su primer trabajo, en esta ocasión la producción y finalización del disco está más trabajada, cada canción tiene su interés y despierta una nueva sensación en el que las escucha. Aires de rock americano sureño pero con la raza cañí y la fuerza de la voz de Laura. Al igual que con otros grupos del circuito de bares de la capital, se nota la cantidad de curro que llevan detrás, sobre todo cuando tienes la suerte de verlos en directo (totalmente recomendables...). Además, las letras son bastante profundas, desde temas románticos como "Te roneo" a críticas sociales. Un auténtico gustazo de grupo que espero den qué hablar en los próximos años porque tienen una calidad tremenda (9 sobre 10)

Garaje Jack: "Traje nuevo"
Serían buenos teloneros de
... The Black Crowes
Harían un buen duo con... Buenas Noches Rose
Me perdería escuchándolos por...
Un buen bar para disfrutarlos... Star Café (Madrid)
Serían BSO de... películas como "Princesas" o "Barrio"
Un festival donde verlos... Metrorrock
Una canción recomendable... "Sabor a sal" y "Bulevar"

Pues esto es todo por el momento aunque "amenazo" con volver a hablaros de música dentro de muy poco con algunos de los discos que me he dejado en la guantera en esta ocasión. Hasta entonces disfrutar de las sugerencias que os he traido hoy y recordar que en la sección de "Mis listas de música" teneis la posibilidad de escuchar las canciones recomendables de todos los discos que os pongo en las entradas musicales. No dejeis de hacerlo

Un abrazo

ESCAPADA: International Conference of RESER en Budapest (Hungría)

Buenos días amigos,

Hacía tiempo que no escribía nada sobre viajes o escapadas y ya tenía ganas de poder hacerlo. Y qué mejor forma para hacerlo que hablando de una de las joyas que tenemos en Europa: Budapest. He tenido la suerte de pasar casi una semana por tierras húngaras a raíz del International Conference of RESER (Red Europea de Análisis sobre Servicios http://www.reser.net/). Además del propio congreso también he tenido reuniones de trabajo relacionadas con el proyecto europeo del 7º Programa Marco en el que estoy actualmente trabajando sobre innovación y relaciones público-privadas en el sector servicios en Europea - ServPPIN (podeis saber algo más en mi página "seria" www.uam.es/andres.maroto o en la página oficial del proyecto http://www.servppin.com/). Así que mucho trabajo, aunque no el suficiente como para no permitirme disfrutar de una de las ciudades más bonitas que he visitado en el viejo continente y de la que os hablaré un poco en esta entrada. Las fotos del viaje las tendreis en breve en la sección de fotos (a la izquierda del blog).

Budapest en realidad son dos ciudades separadas por el río Danubio: Buda (ciudad vieja) y Pest (ciudad nueva). Entre sus muchos encantos, la ciudad posee tres enclaves catalogados como Patrimonio de la Humanidad. En primer lugar, las orillas del Danubio. De esta zona destacaría el paseo de la margen izquierda desde donde se observan unas vistas maravillosas del Monte Gerardo (con la Estatua de la Libertad, no confundir con la yankee) y de la zona del Castillo preciosas (sobre todo al caer la tarde...) o el paseo de la orilla derecha, perfecto para andar en bici o simplemente andar. También merecen la pena los barcos que hay a lo largo del río, tanto para ir a tomar una copa a la noche (hay un par de ellos con música jazz muy interesantes...) como para cenar navegando (esta opción es algo más elitista, aunque yo he tenido la suerte de disfrutarla este año en la cena de gala del congreso...)

El segundo lugar de obligada visita es el barrio de la colina del Castillo (Varhegy), la parte más vieja de Buda, su casco histórico. Allí se encuentran algunos de los edificios más antiguos y mejor conservados de la ciudad, como el propio Castillo-Fortaleza, la Iglesia Matías (en continua reconstrucción siempre que la he visto...) o el Bastión de los Pescadores, desde donde se admiran las mejores vistas de la orilla opuesta. También es interesante darse un paseo por lo que queda de la ciudad medieval (cuya nota más subrayable es que está situada por encima del nivel de la fortaleza que debía custodiarla...). Lo peor de esta zona, el Hotel Hilton, justo pegado a la Iglesia y al Bastión, una aberración artística que díficilmente puede pegar con el resto del conjunto arquitectónico de Buda.
Desplazándose al otro lado del río nos encontramos con la ciudad "nueva": Pest. Lo primero que destaca es el edificio del Parlamento, el más grande de toda Europa y una auténtica obra de arte. Alrededor del mismo nos encontramos con un sinfín de edificios y plazas de mucho interés, pero que llega un momento que el viajero exhausto (o al menos yo...) no acaba de disfrutar del todo por aquello del "síndrome de Stendhal". Paseando desde allí, y tras haber dejado atrás la impresionante Basílica de San Esteban, se llega a Andrassy Ut, el tercer lugar patrimonio que posee Budapest. Se trata de una amplia avenida (al estilo de la Castellana en la zona de Recoletos) en la que además de un montón de tiendas y casas de estilo renacentista y neoclásico, nos encontramos con algunos de los edificios más característicos de la ciudad, como la Opera. Al final de dicha avenida nos encontramos con uno de los lugares más característicos de la ciudad: la Plaza de los Héroes. Se trata de una plaza circular custiodada por un obelisco dedicado al Arcángel Gabriel y varios conjuntos escultóricos dedicados a los diferentes héroes de la Historia Magyar. Detrás de dicha plaza se accede a uno de mis rincones favoritos de la ciudad: el Park City. En una mezcla entre Retiro y Casa de Campo, en él podemos perdernos, sentarnos a leer a las orillas del lago, disfrutar de una cerveza, patinar sobre hielo... o admirar dos de los edificios más bonitas de Budapest: el Balneario Termal Szechenyi y el Castillo Vajdahunyad.

A parte de todo lo comentado hasta el momento, Budapest tiene un montón de zonas verdes por las que pasear y perderse (como la Isla Margarita, donde se celebra anualmente uno de los mayores festivales de música de Europa, o el Parque Memento o de las estatuas), un montón de restaurantes en los que disfrutar de la buena gastronomía magyar o de la estupenda cerveza del lugar, y en general un ambiente divertido, cultural y activo. Si estás cansado de andar y lo que te apetece es tomar unas copas por la noche os aconsejo dos sitios por encima del resto: la Plaza de la Reina Isabel, en el centro de Pest, donde la mitad de los jovenes de Budapest se juntan cada noche a disfrutar de música en vivo, de una cerveza sentados en sus inmensas escaleras, de exposiciones en la galeria de arte...; y el club Instant, cerca de la Opera, una antigua casa okupa, vestigio de la época comunista, que se ha ido transformando tras la apertura de los 90s en uno de los locales de moda de la ciudad. Respetando la construcción, se han ido aprovechando las diferentes salas, terrazas y habitaciones del edificio para crear barras, zonas de descanso, futbolines, salas de baile... todo en un sólo lugar. Realmente recomendable, sobre todo el disfrutar de los ritmos ska-zíngaros típicos de la música de baile de la zona...
Bueno, pues esto es todo por el momento. Espero que tengais la suerte de poder visitar Budapest alguna vez y que mis sugerencias os sirvan de ayuda.
Un abrazo

UNA DE DEPORTE: Eurocampeones 2009

Buenos y felices días amigos,

Y son felices para todos aquellos aficionados (o no) que anoche disfrutaron con la victoria de la selección española de baloncesto en el Eurobasket de Polonia. Y verdaderamente son felices para todos aquellos que, como el que firma estas líneas, hemos crecido pegados a un balón de baloncesto y que amamos y disfrutamos del deporte de la canasta. A estas horas de la mañana todavía sigo emocionado con lo vivido durante todo el fin de semana y creo que es díficil hacer valoraciones de lo que significa lo logrado por nuestra selección. Habrá que dejar pasar un poco de tiempo para disfrutar y reconocer en su justa medida lo que estos "chicos de oro" (ellos sí y no Eddy Murphy) nos están dando en los últimos años. En estas líneas me limitaré a expresar mis sensaciones, tanto puramente deportivas como emocionales. Dejaré a los entendidos las valoraciones profesionales y a los medios de comunicación y hemerotecas las frases para la Historia.
Desde el punto de vista meramente deportivo, el jueves escribía en este blog sobre la inminencia de los cuartos de final del Eurobasket. La hora de la verdad, del todo o nada, del ganar o irse a casa. Unos cuartos de final a los que llegaba España después de clasificarse como última de su grupo tras ganar en dos "finales" a Lituania y Polonia. Después de dejar sensaciones frías y dubitativas en sus primeros pasos por este campeonato. Después de que muchos se borraran y dejaran de creer en este grupo (seguramente yo uno de ellos, no lo negaré). Y ante Francia, la única selección que quedaba invicta en el campeonato. A pesar de mis dudas iniciales, a la hora de escribir dicho comentario el jueves (me remito a mis palabras) mi ánimo y euforia había crecido bastante después de ver el juego y el ansía de triunfo de los españoles ante Polonia el día anterior. Salvo hecatombe yo veía una victoria clara frente a los franceses... Y así fue. Veinte puntos de diferencia frente a una selección que parecía de juguete en esos momentos pero que recordaré que ha quedado quinta habiendo perdido SÓLO ese partido de cuartos. Desde la defensa y maniatando a su principal figura (Parker), con un juego vistoso en ataque, colectiva e individualmente, se llegaba a las semifinales el sábado. Delante la subcampeona mundial, Grecia. Y la historia se repitió, nueva exhibición de los nuestros, desde la defensa y con un juego arrollador. Otros veinte puntos de diferencia y dejando a las estrellas helenas (Spanoulis) sin "oler bola". Objetivo casi cumplido. La selección estaba de nuevo en una final (la cuarta en los últimos cuatro años entre Mundiales, JJ.OO. y Europeos y la séptima de la historia de los Europeos). Era una final de revanchas. Primero, revancha por aquella canasta de Holden en el Europeo 2007 de Madrid y el posterior fallo de Gasol. Segundo, porque enfrente estaba Serbia, la selección que en el partido inaugural de este Eurobasket había empezado a sembrar las dudas respecto al equipo español con una clara victoria. Hablar de Serbia en este deporte es sinónimo de victoria. Pues podemos trasladar esa frase a España porque ahora hablar de la selección de baloncesto española es hablar también de victoria. Nuevamente veinte puntos y los serbios (ojo, que darán que hablar en los próximos años...) borrados de la cancha.
Ahora sí, objetivo cumplido. Campeones de Europa despúes de siete intentos por primera vez en la Historia. Y no sólo eso, campeones por derecho propio. Campeones por defensa, por presión, por ganas y ansia de victoria. Campeones por juego bonito, por velocidad, por transición. Campeones por juego colectivo, por individualidades. Pero sobre todo, campeones porque son los mejores y lo han vuelto a demostrar. Desde nuestro buque insignia Pau Gasol, insaciable en todo momento (qué números durante toda la fase final del torneo!! que le han llevado a ser el MVP del campeonato y máximo anotador), hasta el último en llegar (Llull) todos han aportado su granito de arena. Qué defensa y ritmo del partido del trío de bases (Ricky, Raúl y hasta Cabezas), qué intensidad de los Mumbrú, Garbajosa o Reyes, qué calidad de Navarro y Rudy. Incluso habrá que reconocerle su parte del mérito a Scariolo. Finalmente, ha conseguido que la selección gana y lo haga jugando como los angeles, seguramente como no lo hacía desde el Mundial de Japón en 2006. Ninguna selección tiene la calidad individual de la nuestra, lo sabíamos. Pero también sabiamos que sólo la calidad no gana torneos, y ellos lo han demostrado a base de garra, intensidad y, sobre todo, ganas de ganar. Se saben los mejores pero además lo demuestran hasta el final.
Hasta aquí la parte deportiva. Pero este oro tiene más que lo puramente deportivo. Tiene unas enseñanzas que a nadie deberían escaparse. Empecemos por el poder del colectivo, por el "grupo". Nadie quiere perderse la cita anual de la selección (que aprendan otros deportes y otras selecciones), independientemente del origen (que aprendan los políticos) o estatus del jugador. La cara de alegría con la que juegan marca el resultado: ganar o ganar. Todo nace de la "piña" que forman los jugadores y de ahí se puede lograr cualquier cosa. Y no sólo de los propios jugadores. Fijaos en las imagenes de la grada anoche, de los padres de unos y otros jugadores al final del partido fundidos en un abrazo. En segundo lugar, deberíamos reconocer el poder de resistencia, de levantarse de la lona tras los primeros golpes del rival, de no rendirse ante la adversidad (lesiones, derrotas, críticas...). De empezar de cero y conseguir sus objetivos. Todo esto unido a la inmensa calidad individual (no sólo baloncestística, sino también personal y moral) que atesora esta generación de oro (a la que tengo el orgullo de pertenecer...) ha hecho que lo que hace años fuera sólo una quimera hoy se convierta en realidad. Cuando era pequeño veía como Yugoslavia o la Unión Soviética barrían en Europa. Pues hoy es España la que barre (veinte puntos de diferencia en la fase final del torneo). Campeona del mundo, Campeona de europa y subcampeona olímpica tuteando a la NBA.
Hoy no tenemos nada que envidiar a nadie. Por eso, disfrutemos. Disfrutemos y reconozcamos el mérito de lo conseguido con la esperanza de que este sueño no acabe nunca.
Gracias por hacernos felices, gracias por devolvernos la sonrisa. Gracias por todo.

UNA DE DEPORTE: Eurobasket 2009

Hola amigos,

He querido dejar pasar las dos primeras fases del Eurobasket 2009 que se está disputando en Polonia para sacar un post sobre él en este blog. Y no sólo lo he hecho por motivos de falta de tiempo (que también), sino porque en realidad estos seis primeros partidos sirven para poco de cara al reparto final de medallas. Hoy, con los cuartos de final, empieza realmente este campeonato, y por eso quería poner sobre la mesa las sensaciones que me está transmitiendo la competición y mis pronósticos de cara al emocionante y largo fin de semana que se avecina. Espero que entreis en el juego y también opineis al respecto.



Repasemos primero qué ha pasado hasta el momento. Para aquellos no iniciados en el mundo del baloncesto y sus competiciones seguramente un lío de calendario, cruces y puntuaciones raras. Para los que amamos este deporte, algunas confirmaciones, pocas sorpresas y algún que otro destello de calidad (no muchos, esa es la verdad). En la primera fase, sin sorpresas se fueron a casa los cuatro peores equipos, de largo, que habían viajado a Polonia. Es decir, Bulgaria, Gran Bretaña (que pena la falta de los NBA Gordon o Deng, por ejemplo), Letonia e Israel (donde sobresalió el nuevo fichaje del Baskonia, Eliyahu). En la segunda fase, terminada ayer por la noche, tampoco muchas sorpresas. Quizá sí por la ordenación de los equipos, pero no así por las selecciones que, finalmente, han entrado en estos cuartos de final. A lo mejor alguien podría decirme qué hace Serbia dentro y Lituania fuera... pues muy fácil. Serbia, por fin, se ha olvidado de sus egocéntricos NBA (Radmanovic, Milicic, Jaric, Stojakovic...) y de sus "viejas glorias" (Vujanic, Rakocevic...) y con un grupo de "chavales" de enorme talento comandados por el siempre fiable entrenador Dusan Ivkovic están a un nivel extraordinario. Por el contrario, a Lituania se le han caído demasiadas piezas (Jasikevicius, Siskauskas, Kaukenas, Macijauskas...) para que el puzzle final fuera tan fiable como en otras ocasiones, sobre todo si gente como Kleiza (nuevo fichaje de Olympiakos por la escalofriante cifra de 9 millones de euros...) no ha aparecido por Polonia.

Así que nos hemos quedado con ocho selecciones. La gran favorita antes de empezar, España, de la que ahora hablaré tranquilamente... Grecia, Eslovenia, Turquia y Francia, que también estaban en cualquier apuesta a priori, las clásicas pero "jovenes" Serbia y Rusia, y la siempre fiable Croacia. Vayamos por partes, o mejor aún, por partidos de cuartos, empezando por los de hoy jueves. A las 18.15 Serbia-Rusia. De Serbia ya he hablado antes, y la verdad es que de Rusia se podría decir exactamente lo mismo: actual campeona (aquel fatídico tiro de Holden en la última posesión frente a España en Madrid...), con gente muy joven, inesperta pero de enorme calidad (sobre todo física) y con muchas bajas (Holden, Kirilenko, Khryapa...), pero que está rindiendo por encima de lo esperado. Ojo también en este partido con muchas de las futuras estrellas del panorama internacional (Mozgov, Teodosic, Bjelica...) que ya están brillando en este Europeo. Pronóstico: Serbia gana. Y a las 21.00, Francia-España. Por un lado, Francia, invicta hasta el momento. Un equipo potentísimo, muy atlético, con varios NBA (Diaw, Batum, Turiaf...) pero donde el líder indiscutible es el base de San Antonio Parker. Clasificada la última en el pre-europeo de agosto, más rodada que el resto de selecciones, pero con unos grupos mucho más asequibles que los de España, hoy se enfrenta verdaderamente a su primer partido complicado. Ojalá Parker meta 30 puntos, eso significará que otros no han entrado en juego... Y por el otro lado, España. ¿Qué decir? Máxima favorita al principio, una serie de errores concatenados (del presidente... ¿por qué hechó a Pepu cuando iban bien las cosas? ¿por qué Aito no puede entrenar a Unicaja y a la selección y Scariolo sí al Khimki y a la selección?, del propio Scariolo, de los jugadores...), lesiones (Pau, Garbajosa, Mumbrú...) han hecho que se clasificara a última hora al ganar ayer a Polonia. Dos derrotas ante Turquía (por cierto, con falta clara a Llull en la última jugada) y Serbia, pero que va de menos a más y en un partido no hay ninguna selección (quitando las de EEUU) con las individualidades que tiene el equipo español y que están empezando a aparecer en los últimos partidos: Pau (el mejor jugador de Europa sin lugar a dudas a pesar de su "candidez" en muchos momentos defensivos...), Navarro, Rudy, Ricky, Reyes, Marc... cualquiera puede jugarse la última bola y meterla. Nadie quería cruzarse con ellos (graciosísima la imagen del Grecia-Francia del martes...) y es por algo. Muchas veces le ha pasado a España que empezaba perfecta, ganaba los seis primeros partidos, y luego en un cuartos de final "raro" se iba a casa (JJ.OO. de Atenas frente a EEUU o mundial de Indianapolis frente a la Alemania de Nowitzki). Esta vez huele a lo contrario. Pronóstico: España gana.

Y mañana los otros dos cuartos. A las 18.15, Eslovenia-Croacia. Duelo de ex-yugoslavos, sinónimo de calidad infinita, cierta indolez, excelentes tiradores y mucho saber estar en la cancha. Croacia no es la de otras veces, al menos desde el punto de vista individual. Solo Planinic y Popovic están a un buen nivel y el físico de Vujcic (que pena) no da para mucho. Sin embargo, en Eslovenia tienen armamento para dar y tomar: Lakovic, E. Lorbek, Brezec, Nachbar... y un entrenador (Zvodc, campeón con la yugoslavia de Petrovic...) que sabe de qué va este juego. Sólo han perdido, y en la prorroga, con España. Pronóstico: Eslovenia gana. Y a las 21.00 el otro duelo estelar de estos cuartos (junto al de franceses y españoles): Turquía-Grecia. Por un lado, Turquía. Invicta hasta la derrota de ayer con los eslovenos, que les ha mandado a un díficil e inesperado cruce con los griegos (que a fuerza de no querer cruzarse con España han quedado terceros en su grupo). Es una selección con dos bastiones claros: Turkoglu (no muy bien en este Europeo) e Ilyasova (seguramente el mejor jugador hasta el momento del campeonato), y una colección de pivots altísimos (que se lo digan a los españoles) y jovenes y aleros duros y "cancheros". Se están preparando para el mundial del año que viene en su casa, pero pueden adelantar sus éxitos un año. Sin embargo, han tenido mala suerte en el cruce porque Grecia es como Brasil en fútbol. Da igual que falten piezas clave (Diamantidis, Papaloukas, Tsartsaris...), saben jugar a esto de memoria y con un jugadorazo magnífico como Spanoulis y un buen grupo de luchadores (Baby Shaq, Bourousis, Zizis...) y jovenes promesas (Koufos, Calathes...) siempre son favoritos en mis apuestas. Pronóstico: Gana Grecia.

Por tanto, según estos pronósticos, el sábado deberían verse dos semifinales interesantísimas. Por un lado, un clásico como el Grecia-España (reedición de la final del último Mundial en Japón); y, por el otro, un enfrentamiento con olor a balcanes: Eslovenia-Serbia. A partir de ahí, un tiro que rebota en el aro o un triple pisando pueden cambiar el resultado final. Yo creo que las medallas tienen que volver a Madrid, Atenas y Ljubiana, pero ojo con los serbios y con Ivkovic que no saben jugar a baloncesto para perder. Ya veremos el domingo quién rie el último y si he acertado en mis predicciones. Normalmente, no. Así que hagan juego, señores.

Un saludo y disfrutad del fin de semana...

Los Libros del Verano

Buenos días amigos,

Bienvenidos otra vez a este pequeño universo literario que, de vez en cuando, comparto con vosotros. En esta ocasión (como ocurrió con la última entrega sobre Cine), con más libros que de costumbre debido a las vacaciones veraniegas, y con un poco de todo, aunque si pudiera resumir toda la lectura veraniega en una sola palabra, en esta ocasión seguramente tiraría de "vampiros" porque, de una forma u otra, estos seres de leyendo han estado acompañandome durante el último par de meses.

Empecemos con "Nocturna", la primera entrega de la esperada "Trilogía de la Oscuridad", co-escrita por Guillermo del Toro (director de, entre otras películas, El Laberinto del Fauno) y del semidesconocido en España Chuck Hogan. En esta primera entrega, nos encontramos con una historia sobre vampiros, pero alejados de la imagen "romántica" que de ellos se tiene y más cerca de la visión cruenta y "gore" que de ellos ya nos presentó el propio del Toro en su primera película "Cronos". Un avión aterriza en Nueva York y, sin explicación evidente, sólo hay cuatro supervivientes en él. A partir de ahí comieza una carrera contra el reloj en la que un científico experto en epidemias y un viejo superviviente del Holocausto nazi tienen que luchar contra una pandemia de vampiros, comandada por El Maestro. Novela de fácil lectura y de tintes visuales, con un argumento que bebe de multitud de clásicos sobre la materia, y que está escrita más para su puesta en escena que para su lectura. En general, novela entretenida sin más (5 sobre 10).

De la visión pandémica y cruel sobre los vampiros a la visión más romántica (en todos sus aspectos) de Stephanie Meyer y sus best-seller "Crepúsculo" y "Luna Nueva", las dos primeras entregas de su famosísima saga. Ya que iba a ver la versión cinematográfica, antes quería leerme las novelas y me puse a ello este verano. Se trata de literatura fantástica, de tintes y público claramente juvenil, sobre la historia de amor entre una joven (Bella Swan) y un vampiro (Edward Cullen) en un frío y lluvioso pueblo americano. Centrándose en su mayor parte en la relaciones sentimentales entre los protagonistas, la autora describe a los vampiros como seres sobrenaturales, con poderes extrasensoriales y físicos fuera de lo normal, y mucho más cercanos a la humanidad de lo que podíamos esperar. Novelas entretenidas, aunque faltas de ritmo y profundidad, cuya versión cinematográfica resume perfectamente. La segunda entrega tiene algún aspecto más de interés con la introducción en la trama del grupo de licántropos, encabezado por el amigo de Bella, Jacob Black, y del clan de los Vulturi, la familia de vampiros que gobierna a estos desde su refugio en Italia. En resumen, se trata de libros de lectura sencilla y entretenida, aunque faltos de emoción. Perfecto para principiantes y amantes de las historias épicas de amor, más que para los amantes de la literatura fantástica (6 sobre 10).

Y de la visión romántica del vampirismo a la satírica y humorística de Terry Pratchett en "Carpe Jugulum". El título (juego de palabras de la expresión "Carpe diem") ya nos ofrece una idea de lo que podemos encontrarnos en el interior de esta divertidisima novela del genio británico. Los Urrácula, una familia de vampiros, es invitada a la ceremonia de imposición del nombre de la hija del rey Verence de Lancre, y estos aprovechan para intentar conquistar su reino. Para intentar frenarles en su objetivo, aparecen el grupo de brujas, familiar para aquellos seguidores de la saga del Mundodisco, formado por Yaya Ceravieja, Tata Ogg, Agnes y la reina Magrat, junto al sacerdote Poderosamente Avena. Personajes geniales, dialogos originales y sorprendentes, satira continua sobre el mundo tradicional de los vampiros, y una clara reflexión sobre el trasfondo de la religión en esta nueva entrega de la maravillosa saga de Pratchett (7 sobre 10).

Pero no creais que sólo he vivido este verano de literatura fantástica y vampírica. También me ha dado tiempo para adentrarme en otros géneros. Por ejemplo, la novela con tintes históricos, como en "Los Custodios del Testamento" del noruego Tom Egeland. Se trata de una novela de acción y suspense, cuyo centro de atención es un enigma histórico relacionado con la Biblia, y localizada en tierras escandinavas. El protagonista es un arqueologo, Bjorn Belto, que tras la aparición de un viejo manuscrito en Islandia y la muerte del parroco que lo custodiaba se ve involucrado en una búsqueda que le llevará por medio mundo (desde Noruega a Londres y Roma, de allí a Washington D.C. o al egipto faraónico, y de allí a las islas caribeñas) y que le llevará a descubrir un misterio relacionado con los vikingos y Egipto y que puede cambiar el destino de la religión católica y de la Humanidad. Sin embargo, como es habitual en este tipo de novelas, no es el único detrás del misterio que esconde dicho manuscrito, sino que tendrá que luchar frente a un rico y oscuro jeque árabe, coleccionista de antiguedades. Interesantísima novela, nuevo ejemplo del buen hacer de los escritores escándinavos en los últimos años, en la que se junta el misterio y la intriga típicas de las novelas policiacas, con el ritmo y la emoción de las novelas de aventuras históricas (al estilo del sobrevalorado Dan Brown o la española Matilde Asensi). Seguramente, la mejor novela que ha caído en mis manos este verano (8 sobre 10).

Y para finalizar, una obra que llevaba mucho tiempo esperando, la continuación de la mítica "El Ocho" (comentada hace poco en este blog) de Katherine Neville. En la segunda parte, "El Fuego", la autora reaunuda la "partida" relacionada con el famoso ajedrez de Carlomagno gracias a Alexandra Solarin, la hija de los protagonistas de la primera parte Cat Vellis y Alexander Solarin. Esta se verá envuelta en una trama que le obligará a retomar el juego veinte años después. El desarrollo de la novela es idéntico al de la primera parte, alternando pasajes pasados y actuales, fantasía y realidad histórico, personajes de ficción y verídicos que pertenecerán a los equipos blanco y negro. A favor del libro, la sensación de deja vue y cercanía con respecto al primer libro, la adicción que provoca casi desde el primer momento, y el juego realidad-fantasía que mantiene al lector con el misterio hasta el final. En contra, la sensación de que esta nueva novela está forzada por el éxito de la anterior y que no llega a los niveles de grandiosidad y calidad de aquella, o la repetición de escenas y personajes con respecto a El Ocho. Novela entretenida y que te gustará si te gustó la primera parte (7 sobre 10).

Esto es todo por el momento, espero que os hayan gustado las recomendaciones y hasta pronto.

Un abrazo

Las Películas del Verano (II)

Hola de nuevo,

Vamos a completar la lista de películas recomendables de este verano. Nuevamente con un poco de todo, desde una película mexicana sobre fútbol hasta una española de terror juvenil, pasando por un taquillazo de vampiros y una road-movie que seguramente se convertirá en un clásico de aquí a poco tiempo.

La mexicana: Se trata del estreno como director del guionista Carlos Cuarón, el hermanísimo de Alfonso (Y tu mamá también, Hijos de los hombres), con "Rudo y Cursi". La película es una fabula sobre la rivalidad entre hermanos a través de la historia de Beto y Tato, dos hermanos que trabajan en una plantación sin apenas recursos y que un día ven como su vida cambia cuando un ojeador argentino les selecciona para jugar al fútbol en dos equipos enfrentados de la primera mexicana. Lo mejor de la película los protagonistas, Diego Luna (Sólo quiero caminar) y Gael García Bernal (Diarios de motocicletas, La ciencia del sueño), en su reencuentro años después de la genial "Y tu mamá también", y la grata sorpresa del argentino Guillermo Francella en el papel del ojeador vividor, oportunista y caradura. Lo peor el vocabulario y el lenguaje, excesivamente local, y que en muchas ocasiones hace perder el hilo de la historia al espectador. Película agradable de ver, pero sin más... (sobre todo si vas esperando una nueva "Y tu mamá...") (6 sobre 10).

La de vampiros: He conseguido abstraerme de internet y de las habladurías, y esperar a leerme la saga de Stephanie Meyer (ya os comentaré a su tiempo) para ver la primera entrega en el cine: "Crepúsculo" de Catherine Hardwicke (Thirteen, Los amos de Dogtown). Película de marcado tono juvenil y fenómeno "fan" a la vista (tipo a la de ayer de Harry Potter... es que en realidad nunca me he quitado mi traje de Peter Pan...) que narra la historia de amor entre Bella, una joven que se acaba de mudar a casa de su padre en un pequeño pueblo triste y lluvioso, y Edward, un apuesto joven que entre todos sus atractivos esconde uno mayor: es un vampiro (no creo que estropee nada a nadie... si es así, seguramente se trate de alguien que acaba de aterrizar en la tierra y no había oído nada de nada sobre el libro o la peli). Que nadie espere, sin embargo, una película sobre vampiros al uso, sino que se trata de una película romántica, con todo lo bueno y lo malo que tienen estas. Lo mejor la fidelidad respecto al libro (para aquellos que nos gusta la lectura, aspecto raramente observable en el cine...), el trabajo de la protagonista Kristen Stewart (La habitación del pánico, Entre mujeres) y la ambientación, centrada en los bosques de Oregon. En general, película muy entretenida, de la de palomitas y pantalla grande (7 sobre 10).

La española de ¿terror?: Y lo pongo entre paréntesis porque se trata de una película muy atípica de terror. "Sexykiller" de Miguel Martí (Fin de curso) es una muestra de que no hace falta salir de España para ver películas del estilo de Scary Movie. Es una comedia sobre una asesina en serie, con muchísimo humor, contada desde el punto de vista de la propia asesina, Macarena Gómez (La que se avecina, El calentito) y cargada de gags, dialogos irónicos y satiras sobre el género de terror adolescente. Lejos de la típica comedia española, la película me sorprendió y lo hizo muy, muy gratamente. Original en su puesta en escena (llena de dialogos entre los protagonistas y la cámara, saltos temporales, efectos traídos del mundo del cómic, mucho colorido), veloz en la narración y, sobre todo lo demás, muy divertida. Entre los actores, además de la ya mencionada protagonista (que clava su papel de psycho Paris Hilton), los televisivos Alejo Sauras (Los Serrano), Angel de Andrés López (Manos a la obra, Pelotas), Cesar Camino (Los misterios de Laura, Saturday Night Live) o Paco León (Aida). Realmente no encuentro la razón para que esta película pasara desapercibida en la taquilla española por más que lo he pensado los últimos días. Entretiene y es original, ¿qué más se puede pedir a una película juvenil? (8 sobre 10)

La road-movie: He dejado para el final, como en las buenas películas, lo mejor que he visto este verano (y en mucho tiempo). "My Blueberry Nights" es la primera película norteamericana (en cuanto a actores y localización) del formidable Wong Kar Wai. Sin embargo, el director hongkonés sigue fiel al estilo de su maravilloso díptico "Deseando amar" y "2046", ya que el tema central de la película es el amor, la búsqueda continua del mismo por parte de las personas, el dolor de la perdida, las dificultades de encontrar a tu media naranja... Para ello utiliza un drama romántico, con tintes de road-movie en muchos momentos, en el que cruza tres historias cuyo nexo de unión es la protagonista central: Elizabeth. Aquí viene la primera sorpresa agradable del film, el debut como actriz de la estupenda cantante Norah Jones, cuyo trabajo es espectacular, tierno y creíble durante todo la película. El resto del reparto no se queda atrás y los trabajos de Jude Law (Closer, Alfie, Cold mountain) o Natalie Portman (La guerra de las galaxias, Closer, Algo en común) son realmente buenos. Más que buena es la actuación de dos secundarios de lujo: Rachel Weisz (El jardinero fiel, Agora, La momia) y, sobre todo, David Strathairn (Buenas noches y buena suerte). Además de la actuación de todos el reparto, la película tiene una banda sonora espectacular y un guión (firmado por el propio director) maravilloso, original, lleno de guiños al espectador. Para el final he dejado, yo creo, lo mejor de la película: la estética visual. Luminosidad, expresidad, belleza... a través del juego de colores y sobre todo de los espejos, cristales y luces de neón de los bares y restaurantes (el cartel de la película es un claro ejemplo de esto que os estoy diciendo). En definitiva, una película maravillosa en todos los sentidos, de las que se recuerdan por mucho tiempo (9.5 sobre 10, por aquello de no poner dieces...)

Bueno, ahora sí, esto es todo por el momento.
Un abrazo y hasta pronto

Las Películas del Verano (I)

Hola de nuevo a todos,


Retomando de nuevo las tareas cotidianas (unas con más dolor y otras con más ganas e ilusión, esta de escribir aquí entre las últimas...), nos volvemos a encontrar en este espacio dedicado a hablar de Cine (para aquellos que os acerqueís por aquí por primera vez).

Aunque el título del post hable de las "películas del verano" ni os voy a hablar de todas las que he visto desde la última vez que escribí en este blog sobre pelis ni tampoco son de este verano todas sobre las que os voy a hablar. Además me vais a permitir que por eso de que van muchas en el pack no me pare en los detalles habituales sobre canciones, lugares, frases... que volverán a estas críticas en la próxima entrega cinéfila.


A cambio os ofrezco un poco de todo, como en botica. Desde cine español (no podía faltar en este blog) a grandes títulos comerciales hollywoodienses, pasando por algo de cine europeo e incluso de algo de cine iberoaméricano (al que tenía algo olvidado desde que he empezado a comentar en este blog y del que prometo ocuparme mucho más en este nuevo "curso"). Aventuras, fantasía, amor, thriller, policiacas, terror... de la comedia al drama, como os he dicho "de todo y para todos" para intentar suavizar un poco la dura vuelta al trabajo y mantener todavía alguno de los buenos recuerdos del verano.

Empecemos, que me enrrollo. "Harry Potter y el Misterio del Príncipe" es la última de las entregas de la famosa saga sobre el joven mago de Howarts. Dirigida, como la anterior, por David Yates, mantiene la atmosfera oscura de su predecesora. Sin embargo, en esta ocasion las aventuras y el suspense dejan paso al romance y líos juveniles en la mayor parte del metraje. Para gustos colores, para mí lo aleja de mis gustos personales (como sabreis los que seguís mis lecturas más cercanos a la fantasía), pero seguro que lo acerca a las carpetas y armarios de los jovenes del mundo ;). Lo mejor, como en toda la saga, los pequeños detalles del colegio y la actuación de todo el elenco de protagonistas encabezado nuevamente por gente como Alan Rickman, Helena Bonham Carter, Maggie Smith o Ralph Fiennes, y con la incorporación en esta ocasión del maravillos Jim Broadbent. En definitiva, lejos de otros títulos de la saga como "El Prisionero de Azkaban" pero aún así una maravillosa excusa para pasar más de dos horas de diversión y entretenimiento en el cine (6 sobre 10).

Entretenimiento, aunque esta vez desde el lado de la cómedia costumbrista, nos trae también "Un Novio para mi Mujer" de Juán Taratuto (Quién dice que es facil, No sos vos soy yo). La enésima muestra del buen hacer de la comedia argentina y que me ha hecho reencontrarme con ese cine que tenía olvidado desde hacía un tiempo. A través de la historia de un treintañero tímido que no aguanta a su esposa, llena de vitalidad pero en una constante queja sobre todo lo que se menea. Harto ya de ella, decide que la mejor forma de librarse de ella es conseguir que se enamore de otro. Dialogos frescos y divertidísimos, sobre todo los monólogos pesimistas y verborreicos de la protagonista, que consiguen que el espectador se identifique con los espectadores en todo momento. Muy buen trabajo de los protagonistas, sobre todo de ella, Valeria Bertucelli (Hermanas, Luna de Avellaneda, XXY). A la altura de las grandes comedias argentinas, como "El novio de mi madre" o "El mismo amor, la misma lluvia" (8 sobre 10).

Otra comedia romántica, pero esta vez desde la óptica italiana es la reciente "Ex", el debut de Fausto Brizzi. Película que sigue (casi paso por paso) la estela del éxitoso díptico de Giovanni Veronesi y su "Manual d'amore", de estructura coral (aunque en este caso las historias no tengan mucho que ver), con muchos protagonistas y ambientes diferenciados. El tema central es el amor y las historias de pareja. Comedia clásica, con puntos muy divertidos, de aire moderno y cuya vitalidad y optimismo es transmitida al espectador desde el comienzo. Lo peor quizá lo explícito de algunas escenas de sexo que no pega con el ambiente del resto de la película. Lo mejor, sin duda, la interpretación de la mayoría del elenco (desconocido para todos aquellos que no sean conocedores del cine transalpino) y algunos momentos realmente desternillantes como la relación entre el médico y el ex de su novia, las escenas en el juzgado o la guerra de sexos en la fiesta del principio. Una buena opción si no te apetece pensar mucho en el cine y te apetece pasar un buen rato. Si es en pareja, mejor (6.5 sobre 10)

Para terminar con esta primera entrega de mis películas del verano, y como no podía faltar el cine español, vamos con "25 Kilates", el debut de Patxi Amezcua. Y subrayo lo de "debut" porque siempre es interesante el descubrir nuevos realizadores españoles que se atrevan a tratar géneros poco trillados en nuestro cine y que además lo hagan de forma más que aceptable. En este caso, se trata de un thriller de tintes policiacos (con momentos bastantes violentos al estilo, salvando mucho las distancias, al primer Tarantino de "Reservoir dogs"). La protagonista es una timadora de poco pelo, interpretada por Aida Folch (Los lunes al sol, La mirada violeta, Las vidas de Celia) que en uno de sus golpes se cruza con un cobrador de deudas, interpretado por el siempre fiable Francesc Garrido (Pretextos, Gente de mala calidad, Smooking room), con el que entabla una relación amorosa a la par que ayudan a su padre a dar el golpe que se supone puede retirar a ambos. Interesante talento visual e historias de fondo (basadas en las relaciones familiares y de pareja de los protagonistas) para una buena película. Nuevamente entretenimiento del bueno (7 sobre 10).

Pues hasta aquí esta primera entrega. Aventuras de tintes fantásticos, comedias costumbristas, comedias románticas y thriller policiacos. Pero sobre todo ENTRETENIMIETO. Lo dicho, de todo y para todos los gustos.

Hasta pronto amigos