UNA DE CINE: Alicia en el País de las Maravillas

Hola amigos,


El martes pasado (sí, lo sé... no tengo perdón por no escribir en una semana pero el turno doble mañana-tarde de clases está acabando con mis musas a base de robarles el reloj...) tuve la suerte de acudir a la Premiere de "Alicia en el País de las Maravillas", la esperadísima versión de Tim Burton del clásico juvenil. La oportunidad nos la dieron nuestros amigos Dani y Agus de la web de Televisión Española (rtve.es) a través del pase especial que había programado en los Cines Ideal de Madrid el programa de Cine de RNE3 "El Séptimo Vicio" (presentado por Javier Tolentino).


Vaya por delante que soy un enamorado de las películas de Tim Burton, de su imaginería y del mundo imaginario que ha creado a lo largo de los años, con lo que, a lo mejor, no soy demasiado objetivo en la crítica de esta película. Como he dicho antes, se trata de una trepidante y divertida adaptación del clásico donde el principal punto a favor es, precisamente, el despliegue de esa imaginería apabullante "marca de la casa", llena de seres fantasiosos, escenarios fotorrealistas que mezclan la típica oscuridad gótica y tenebrista de Burton con el colorido mundo de Wonderland, una casi perfecta interrelación entre personajes reales y creados por ordenador, y una caracterización 3D que le da un punto más a la película (aunque sin llegar a lograr los buenísimos resultados de "Avatar").


Sin embargo, que nadie vaya a la sala de cine esperando encontrarse con el libro de Lewis Carroll (o su continuación "A través del espejo"), ni siquiera con la adaptación de Disney (que ha producido también esta nueva versión...) de dibujos animados que marcó nuestra infancia. Los principales personajes de la obra de Carroll, como el conejo blanco, el sombrerero, el gato de Cheshire, o la Reina de Corazones, están lógicamente presentes, y, además, Burton también representa (más que nada al principio de la película) algunas de las alusiones satíricas a la política, la educación o la sociedad inglesa de finales del siglo XIX que caracterizan el original de Carroll. Sin embargo, ahí acaban las semejanzas. A partir de ese punto de partida (en el que el director sitúa a la protagonista en su fiesta de pedida) y de los personajes creados por Carroll, Burton elige hacer una película puramente de aventuras, de entretenimiento y atractivo visual, en la que Alicia se ve inmersa en la enésima guerra entre el Bien y el Mal (con persecuciones, duelos e, incluso, una batalla final) y donde no encontramos ninguno de los juegos de lógica, planteamientos sueño-realidad, o referencias irónicas y filosóficas que llenaban los libros de Carroll. El objetivo ha sido, más que ser fiel al original, atraer al público (seguramente se trate de la película más comercial del director hasta la fecha...) que ha llenado las salas con películas del estilo de "El Señor de los Anillos", "Avatar", "Harry Potter" o "Las Crónicas de Narnia". Y estoy convencido que dicho objetivo se va a cumplir de largo. Y que conste que no es una crítica a la película, sino más bien o una advertencia a los amantes de la versión escrita de la historia.

En cuanto al elenco de actores y actrices que aparecen en la película, el director se ha rodeado de alguno de sus acompañantes "habituales" como Helena Bonham Carter (su esposa en la vida real) en el papel de Reina de Corazones, o el magnífico, otra vez!!, Johnny Deep como el sombrerero. Ambos bordan sus papeles, llenos de gestos histriónicos, sin ningún tipo de contención gestual y verbal (lo que se aprecia mucho mejor en la versión original que pudimos disfrutar nosotros...) y se interrelacionan perfectamente con el resto de personajes y dibujos creados por la mente de Carroll y perfectamente llevados a la pantalla en la película. Sin embargo, el verdadero descubrimiento de la película es la joven e inexperta australiana Mia Wasikowska, en el papel principal de Alicia. Otra actriz para seguir en el futuro... También aparecen Anne Hathaway (La boda de Rachel, La joven Jane Austen, El diablo viste de Prada) en el papel de Reina Blanca, Timothy Spall (Harry Potter, The Damned United) y, otro de los aciertos de la V.O.S., actores como Christopher Lee, Alan Rickman o los creadores de Little Britain "cediendo" sus voces a algunos de los muñecos y dibujos del mundo fantástico.


En resumen, una maravillosa excusa para pasar un rato estupendo en el cine, tanto para niños como para adultos.
Un abrazo

No hay comentarios: