UNA DE DEPORTE: Enhorabuena CAMPEONES!!!

Hola amigos,

Había ido dejando pasar los días del Mundial de fútbol de Sudáfrica 2010 por aquello de esperar a ver cuando nos despertabamos del sueño y la cosa es que no sólo nunca ha llegado ese día, sino que, además, se ha convertido en uno de los sueños más bonitos que hayamos vivido nunca. Después de dos días de reflexión para asimilar la resaca (futbolera, de información y etílica, claro está) en los que he imaginado más de cien veces qué iba a escribir en esta entrada, me encuentro ahora ante la pantalla sin saber cómo empezar.


No quisiera quedarme en el aspecto meramente futbolístico (para eso hay millones de sitios y páginas web que llevan más de un mes bombardeándonos información sobre el Mundial...). Por tanto, no voy a decir que España se ha proclamado por primera vez en su Historia como Campeones del Mundo por méritos propios, fieles a su estilo, jugando bien siempre que se ha podido, sobreponiéndose a los traspiés iniciales y a los obstáculos de los rivales, pero siempre unidos como un grupo. Tampoco me voy a quedar en el aspecto más general deportivo que sitúa al fútbol español en su madurez absoluta, consiguiendo situarse en la élite mundial después de ganar en sólo dos años la Eurocopa y Mundial sucesivamente. Esto se une a los éxitos ya cosechados anteriormente por nuestro baloncesto, balonmano, hockey hierba, hockey patines, fútbol sala, tenis, atletismo, ciclismo, natación, formula 1, motociclismo, automovilismo... y un largo etcétera de ganadores que en los últimos años han borrado de un plumazo cualquier tipo de sensación de inferioridad y que nos han acostumbrado a estas generaciones a la palabra "victoria". Ni siquiera me quedaré con el aspecto más frívolo del asunto, por tanto, no voy a hablaros del beso de Iker y Sara, ni del speech de Reina en la fiesta de celebración, ni de la guerra de banderas en la celebración, ni de los "olvidadizos" que rajaron al principio del Mundial sobre la pérdida del tiqui-taca, del doble pivote, del mal momento de Casillas, etc, etc.... De todo esto se han escrito miles de líneas en los últimos tres días.


Sin embargo, sí me gustaría hablar en estas líneas de sentimientos y del ejemplo que este grupo ha dado en los últimos días a todos los jóvenes, niños y mayores de este país. Ejemplo de templanza, paciencia y madurez de Iker Casillas, capitán de la Roja que demostró a todo el mundo lo qué es, el mejor portero del mundo, donde hay que demostrarlo: en el campo. No entró en el absurdo debate sobre su titularidad al principio, tampoco entró en la campaña de acoso y derribo hacía su persona (y la de su compañera) tras la derrota ante Suiza... sí que entró parándole ese penalty a Cardozo, sí que entró sacándole el remate a Kroos, sí que entró en esos dos mano a mano contra Robben en la gran final, sí que entró cuando no pudo reprimir esas lágrimas tras el gol del triunfo (que ya inundaban los ojos de la mayoría de españoles, o al menos, sí puedo decir que los míos), y, finalmente, sí que entró cuando levantó en un segundo los sueños y esperanzas de decenas de generaciones anteriores metidos en una pequeña copa amarilla. Ejemplo de educación y sabiduría de Vicente del Bosque. Ajeno a todo tipo de críticas que arreciaron tras la derrota ante Suiza por parte de los que hacen de este país una auténtica montaña rusa. Ajeno al debate sobre el estilo de la selección. Ajeno a intromisiones por parte de periodistas y ex-seleccionadores. El hecho de que no quiera aparecer en las fotos o de que no se le oiga no significa que lo que diga y haga no tenga enjundia (Florentino cuánto tiempo nos acordaremos de tu error....) Acertó el día de Portugal con Llorente, acertó contra Alemania con Pedrito y volvió a acertar el día de la final con la salida de Navas y Cesc. El detalle con su hijo en el día de ayer no hace sino dignificar aún más su persona. Ejemplo de descaro en chavales debutantes como Pedro, Javi Martínez, Navas y, sobre todo, Sergi Busquets (para mí el mejor jugador del Mundial sin lugar a dudas...) que más allá de asustarse ante el reto de defender a un país en un torneo como este se han echado el equipo a sus jóvenes espaldas. Hay equipo para largo. Ejemplo de humildad por parte de jugadores como Xavi, Piqué, Xabi Alonso o Villa. Antes que alabarse u ofrecerse para méritos y trofeso individuales (que por otra parte ya se llevan mereciendo desde hace años...) todas sus palabras van hacía sus compañeros, hacía el grupo, hacía el conjunto. Sin individualidades, ni dentro del campo ni fuera de él. Es díficil destacar a un sólo jugador español en este torneo, y eso lejos de ser algo malo, es algo maravilloso porque el objetivo lo han logrado todos y cada uno de ellos. Desde la "piña" que hacen los Reina, Arbeloa o Albiol, hasta el silencio con el que han acatado su suplencia cracks como Silva, Cesc o Torres. Ejemplo de amistad, compañerismo y serenidad de Iniesta. En el momento más importante de su carrera no sólo se acuerda del resto de compañeros sino que tiene un recuerdo para el amigo ausente. Todo un detalle de un campeón, como jugador y como persona. Finalmente, pero seguramente el más importante de todos estos ejemplos, todos ellos han dado un ejemplo de unión al país. Un país caracterizado por pensar siempre más en molestar al vecino que en comprenderlo, sumido en luchas fraticidas desde hace siglos, se ha unido durante un mes bajo un mismo emblema, bajo un mismo simbolo (y fijaos que en ningún momento estoy hablando de banderas o himnos para aquello de no herir sensibilidades). Chavales del Madrid y el Barca, chavales galegos, euskaldunes, catalanes, valencianos, andaluces, madrileños... todos como hermanos, disfrutando de algo que les une, el gusto por el fútbol, pero también haciendonos disfrutar al resto de españoles. Esto es algo digno de mencionar porque, además de ser algo grandioso, es lamentablemente también algo díficil de ver en nuestros días. Que nadie olvide que ayer las calles de Madrid se llenaron de banderas rojigualdas, pero también de senyeras, de ikurriñas, de banderas gallegas... vinieron gente de todos los pueblos y ciudades del territorio nacional... y vieron, tanto en el autobús como luego en el escenario, a chavales enseñando que se puede bailar abrazados con una senyera catalana y una bufanda del Córdoba, con una bandera del Athtelic de Bilbao o un pañuelo rojillo y una bandera del Atlético de Madrid... ¿verdad que no es tan díficil? Señores políticos, aprendan de estos chavales, por favor. No ya a jugar al fútbol que eso es más díficil, pero sí al menos a comportarse... Seguro que al final me dejo un montón de cosas que me hubiera gustado decir en un momento como este, un momento que llevo esperando exactamente 31 años y 3 meses. Seguro que vosotros me ayudáis con vuestros comentarios a completar este sinfín de sentimientos y emociones...


Por todo lo anterior, !!!MUCHÍSIMAS GRACIAS CAMPEONES!!!!

No hay comentarios: