EN VIVO: Definitivamente otro fan de John Boy...

Hola amigos,

El otro día hablaba de los mejores discos y directos del 2010 y entre los últimos destacaba la gira 1999 de los barceloneses Love of Lesbian. Pues que mejor forma que demostrarlo que acudiendo anoche a la sala Joy Eslava de la capital para disfrutar como un niño de uno de los 4!! conciertos seguidos que cierran dicha gira después de más de un año y medio girando con ese magnífico disco.


Es díficil explicar el extraño fenómeno que en un par de años ha creado el genial Santi Balmes y sus chicos de LOL. De ser un grupo claramente minoritario (atrás quedaron sus inicios anglófonos donde teloneaban incluso a The Cure en sus giras españolas) han pasado a ser uno de los grupos indie de moda del panorama nacional. Una prueba es que hayan llenado cuatro noches seguidas en la capital madrileña después de llenar otras tres fechas hace sólamente dos meses y con una gira que ya lleva más de un año en marcha. Otra prueba es que en dichos conciertos son capaces de aglutinar a generaciones de todas las edades y a gente de multitud de backgrounds diferentes, como pudimos apreciar anoche. Lo que también se pudo apreciar anoche fueron otras dos de las notas características que han hecho de LOL uno de los grupos del momento. Por un lado, su toque personal. Han ido evolucionando con el paso de los años pero sin olvidarse nunca ni de su puesta en escena gamberra y desenfadada, ni de las profundas y complejas letras de Santi, ni de la sensación de diversión y disfrute que demuestran los 5 (anoche 6) miembros de la banda sobre el escenario. Por el otro, la completa comunión entre los músicos y el público durante todo el concierto, independientemente de que estén sonando sus mayores y más movidos hits o aquellas canciones más relajadas e introvertidas.  


En cuanto al concierto en sí de anoche, sirvió para corrobar todos estos aspectos una vez más. Pero también para descubrir a los LOL en un concierto monotemático en el que siguiendo toda la noche el hilo conductor de su disco 1999 (que tocaron al completo) y que utilizaron para contar una historia con canciones (cosa que yo no les había visto aún...). Para comprobar nuevamente la enorme calidad musical que tienen todos los miembros de la banda y que les permite pasar de unos registros a otros sin ningún problema, desde esos eternos canones y loops oscuros e interminables que nos recuerdan a los primeros LOL (de los que yo ya era fan y que me gusta recuperen ahora que han llegado a la cima...) a los momentos dubi-dup que han convertido en verdaderos himnos en los que el público enloquecido convierte el concierto en una enorme sala de karaoke (el momento de "Algunas plantas" es digno de recordar...) Otra de las cosas que han ayudado al éxito del grupo es la variedad de estilos que son capaces de demostrar a lo largo del concierto, desde canciones más sentimentales capaces de poner los pelos de punta a cualquiera ("Allí donde solíamos gritar", "Un día en el parque", "1999", "Voy a romper las ventanas"...) a verdaderos rompepistas de baile ("Cuando diga ya", "Club de fans de John Boy", "El ectoplasma", "Incendios de nieve", "La niña imantada"), pasando por canciones más gamberras ("Miau", "Villancico para mi cuñado Fernando", "Te hiero mucho"...). En definitiva, dos horas en donde la buena música y la diversión conviven sin ningún tipo de problema.

Una sugerencia. No dudes en acercarte a verlos si pasan por tu ciudad porque desde ese momento y para siempre te habrás convertido en un nuevo fan de John Boy...

Un abrazo

1 comentario:

Ander dijo...

PD: No lo he dicho en el comentario pero no sólo de "1999" vivió el concierto de LOL de anoche... también ocupó un lugar importante el anterior "Cuentos chinos para niños del Japón" con éxitos como "Un día en el parque", "Universos infinitos", "Me amo", "Historia de una hache que no quería ser muda", "La parabola del tonto" y la genial "Noches reversibles"... para más de 2 horas de concierto con 2 pedazos de discos en el zurrón.