ESCAPADA: Sierra de Cazorla

Hola amigos,

El pasado fin de semana tuve la suerte de visitar uno de los parajes más sorprendentes dentro de la Península que todavía me quedaban por descubrir: el Parque Nacional de la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas, en la provincia de Jaén.

Después de un viaje prácticamente sin final hasta el mismísimo fin del mundo (sobre todo la última hora) conseguimos llegar a nuestro destino, el bellísimo hostal rural "Caseria 7 Fuentes" en la aldea de Cuenca (Hinojares-Jaén). No suelo hacer publicidad gratuita pero la verdad es que tanto el paraje y las vistas que se apreciaban desde la habitación como el trato recibido (empezando por la dueña, Marina) fueron inmejorables.

La idea inicial para el sábado era visitar el área central (y más turístico) del Parque. Sin embargo, en el propio hostal nos sugirieron (demostrando nuestra ignorancia sobre la zona...) que mucho más cerca teníamos parajes igualmente impresionantes y menos transitados. Y la verdad es que, en los alrededores de Pozo Alcón, efectivamente pudimos disfrutar sin ningún tipo de agobios de lugares tan increíbles como la Cueva del Agua y el Santuario de Tiscar; la Sierra del Pozo y la travesía de Guazalamanco; el pantano de la Bolera... hasta llegar hasta el bonito pueblo de Castril, ya en la provincia de Granada, con su famosa pasarela de la Cerrada de Castril, un bonito paseo a lo largo de un profundo cañón por el que discurre el propio río Castril justo al lado del pueblo. Por la tarde-noche nos desplazamos hasta la ciudad de Úbeda, patrimonio de la Humanidad junto a su hermana Baeza (de la que ya os hablé en su día...), para dar un tranquilo (demasiado) paseo por sus calles y plazas renacentistas.

El domingo por la mañana el mal tiempo se alió en nuestra contra (la lluvia-nieve y la niebla eran realmente intensas) por lo que nuestra idea inicial de visitar la zona central del Parque (la presa de la Cerrada del Utrero, el Puente de las Herrerías, la Cañada de las Fuentes y el nacimiento del río Guadalquivir, entre otros parajes) tuvo que ir cambiándose a la marcha. Pero la mala suerte se truncó en buena porque esto nos permitió alejarnos hasta el Embalse del Tranco, en plena ruta de Félix Rodríguez de la Fuente, y el Parque Cinegético del Almendral donde pudimos admirar desde varios de sus miradores no sólo bellísimas cascadas (todo el Parque presentaba muchísima cantidad de agua debido a la época en la que nos encontramos) y parajes evocadores (como las ruinas del Castillo de Bujaraiza o la Cola del Tranco de Beas), sino también buena parte de la fauna autóctona (ardillas, muflones, gamos, ciervos, cabras montesas...). Para terminar y antes de poner rumbo de nuevo a la capital pudimos acercarnos a las cercanas localidades de La Iruela y Cazorla, donde se encuentra uno de los rincones más bonitos que uno se pueda encontrar en nuestro país y que recoje dentro del mismo encuadre el fondo de la Sierra, el Castillo de la Yedra, las ruinas de la Iglesia románica de Sta. María, y las casas blancas de la parte vieja de la ciudad.

En definitiva, un maravilloso fin de semana en un enclave inmejorable del que, a pesar de la paliza que nos hemos dado, aún quedaría mucho por descubrir para futuras visitas... y lo mejor de todo la relativa tranquilidad y soledad en la que nos hemos movido durante los dos días.

Pronto tendréis las fotos subidas...
Un abrazo

No hay comentarios: