CINE ON: Ben Affleck como Director

Hola amigos,

Parece que la vuelta de Semana Santa me ha devuelto las ganas por el Cine, después de unos meses más interesado por las series de TV. Y de esas ganas renovadas han surgido las entradas escritas esta semana y algunas que se han quedado a puertas ("Come, reza, ama", "No controles", o las últimas entregas de las series de Harry Potter o Narnia...).

Y una de las más agradables sorpresas que me he llevado en esta vuelta es el descubrimiento de Ben Affleck como un más que interesante guionista y director. A finales de los 90s ya apuntó esta faceta cuando, junto a su amigo Matt Damon, ganó el más que merecido Oscar al mejor guión original por la bellísima "El indomable Will Hunting". Pero luego se dejó llevar y se dedicó a hacer papeles que sólo le llevaron a ser catalogado como un sex-symbol pero mal actor (recuerdo sus propias chanzas y caricaturas sobre si mismo en las películas de Kevin Smith). Después de más de una década, se ha vuelto a poner a escribir guiones y además a dirigir. Y el resultado es más que notable. Sus dos primeras películas, "Adiós, Pequeña, Adiós" (2007) y "The Town: Ciudad de Ladrones" (2010) así lo demuestran. Aunque de temática distinta - la primera, un drama social con tintes policiales, al estilo de las últimas películas de Clint Eastwood; la segunda, una película del subgénero de robos -, ambas cintas guardan cosas en común que definen el estilo de Affleck en la dirección. En primer lugar, el cuidado en la adaptación de guiones literarios (de Dennis Lehane y Chuck Hogan, respectivamente) y en la dirección artística, ya que en ambas películas el desfile de grandes actores y actrices es espectacular (Morgan Freeman, Jeremy Renner, Ed Harris, Rebecca Hall, Michelle Monaghan, Cassey Affleck...). En segundo lugar, una extraña capacidad para crear películas entretenidas, casi adictivas, pero sin dejar de lado el realismo, la crítica social y la búsqueda de respuestas a algunos de los conflictos morales y personales más presentes en la sociedad actual. En tercer lugar, la ambientación en las calles de Boston y sus suburbios. Y finalmente, otra cosa de agradecer, un perfecto cuidado por la música y la BSO de ambas películas. En definitiva, habrá que pedirle que se ponga tras las cámaras más a menudo que delante de ellas porque el resultado realmente vale la pena (8.5 sobre 10)

"Adiós pequeña adiós" y "The town: Ciudad de ladrones":
LO MEJOR: La dirección artística, con un elenco espectacular en ambas ocasiones. La ciudad de Boston siempre como marco de fondo, tanto en lo bueno como en lo malo. La capacidad de aunar comercialidad con crítica social y cine bien hecho, y la de incomodar y hacer pensar al espectador, que en ninguna de las dos películas se quedará indiferente.
LO PEOR: Poco, la verdad, aunque puestos a pedir, me gustaría volver a verle con un guión de su propia mano como en "El indomable..."
UN ACTOR: Titus Welliver (el malo de "Lost") que hace doblete
UNA FRASE: "Hemos sido enviados como ovejas en medio de un mundo de lobos"
UN LUGAR: Boston en todo su explendor y en toda su miseria
UNA CANCIÓN: "Running" de Slaine, grupo de rock que sale en ambas BSO

No hay comentarios: