UNA DE ACTUALIDAD: Discapacidad no significa Imposibilidad

Hola amigos,

Hoy he acabado un curso de formación continua de cuatro días que imparte la Oficina de Acción Solidaria (que por cierto es pionera en el ámbito universitario nacional) de la Universidad Autónoma de Madrid de la que formo parte como docente desde hace seis años. Se trata sin duda de uno de los cursos más impactantes que he realizado en mi vida y que, desde luego, más me van a hacer cambiar no sólo la forma de encarar mi actividad docente sino también el resto de ámbitos de mi vida personal. Creo sinceramente que cualquier profesor que se precie como tal, tanto en la Universidad como en otros ámbitos, debería al menos una vez en la vida pasar por un taller, seminario o curso de este tipo.
 
No sólo nos han enseñado la realidad social, académica y personal de los alumnos que tenemos - cada vez más - en la UAM con algun tipo de discapacidad (o diversidad funcional como se gusta llamar ahora), ya sea auditiva, visual, cognitiva, de comprensión lingüistica... sino que también nos han aportado métodos y habilidades para trabajar con ellos, para perder el miedo a tener alumnos con estas características (siempre existe, no lo neguemos, por el reto que supone y el enfrentarse a lo nuevo) así como todas las facilidades y ayudas que puede aportar la propia Universidad para la integración, inclusión y desarrollo académico de este tipo de alumnos. Porque se trata de eliminar las barreras o desigualdades que les hace ser diferentes al resto de compañeros con el objetivo de que jueguen con las mismas oportunidades y derechos y que no partan en desventaja, nunca de favorecerles o de realizar algún tipo de discriminación positiva a su favor (podrían aprender otros ámbitos de la vida social, y sobre todo política, de este país)
 
Uno de los ejemplos más claros de este tipo de actividades se puede observar en el video que os cuelgo a continuación y que me ha parecido más que interesante como para escribir esta entrada en el blog después de tanto tiempo. Se trata del caso de Javier García Pajares, un alumno sordociego que ha pasado por nuestras aulas (y que ha recibido clases de una buena compañera mía, Blanca Olmedillas, entre otros) y que está superando con todo el mérito del mundo sus estudios universitarios con la ayuda necesaria del trabajo de su mediadora y guía-interprete. Merece la pena que perdaís 4 o 5 minutos para ver este video.